jueves, 02 de abril de 2009




a Cádiz: No vamos a pagar por su crisis!

Que suena ahi, donde los vivos
rumian albas negras como alimañas?
No hay trompeteria que valga
para este salvaje saqueo
de la noche y sus dias
La leche negra en cantaros de plomo
abrasa los labios de los sueños en flor.
Hay una escombrea en cada esquina
y no es facil caminar hacia el corazon
Los animales espantados
tumban las aspiraciones al Paraiso
Un ejercito de cadaveres
vela a cada instante, al pie de los escaparates
la llegada apalazada de las virgenes.
No hay nada que hacer, nos dicen,
mientras los desguaces se llenan
y la chatarra hace tiempo
que ha oxidado los labios de los pajaros.
No hay canto que valga, ni vuelo
es cierto, poes quien duda de que hablando de paz
los de arriba nos anuncian penurias del alma.

Al caer la tarde, si tomas el atajo en llamas,
se ven manos aferradas a canciones desconocidas.
Señales de humo, si no has olvidado el alfabeto
de los origenes, proclaman dulcemente
la llegada de otras gentes y otras lenguas,
llegan de los Oceanos Magnificos
cuyos azules y soles y derrotas e islas
pertenesen a nuestros mapas del tesoro
pastan en una cartografia cultivada por los niños
armados hasta los dientes
de cuentos y de palabras sin hacer-
Es ahora, al atardecer, cuando aún mis animales
se llenan de entusiasmo y vislumbro
en la oscuridad de hierro
una marcha de hombres y mujeres
de niños y ancianos, de domesticas bestias,
que haciendo caso omiso a el crujir de la muerte
avanzan avanzan avanzan, sin guias ni dioses,
dando de comer a las arboles, sus canciones.
Al atardecer, en las periferias de la miserable abundancia,
alguien regresa hacia los tiempos sin nombre
donde todos los jueves salvo la luna
se parte el  pan sin el sudor de la muerte.




Tags: crisis, resistencia, rebelion, poesia, poemas

Publicado por karlotti @ 15:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios